Eloisa quiere ser feliz, relatos, relatos cortos, poemas, poesias, relatos breves, microrrelatos, chistes, refranes, historias, anecdotas, frases, citas, piropos,Relatos románticos

www.relatos-cortos.es 

  • Tamaño del texto

Eloisa quiere ser feliz

Eloisa decidió ese día ser feliz: ¿porqué ese día de repente? La culpa fue de un programa de televisión. Una psicóloga daba consejos a las personas con baja autoestima, decía entre otras cosas que la felicidad tan solo era un estado de ánimo, que todos podemos ser felices tan solo con quererlo y ella quería ser feliz más que nada en este mundo. Eloisa no había tenido una vida fácil. Enviudó muy pronto y se quedó sola con cinco hijos que tuvo que sacar adelante.

Con una pensión de viudedad tan pequeña, que no tenía suficiente para alimentar a su familia, decidió ponerse a trabajar, y trabajó muy duro. Fregaba escaleras y despachos, horas y horas de inmenso trabajo, que la dejaron destrozada. Tenia una enfermedad degenerativa , sus manos se retorcían y perdían fuerza, sus piernas apenas podían con ella. Agotada y enferma vivía sola en un pequeño apartamento en un barrio periférico de Madrid. Sus hijos apenas la visitaban y los veía muy poco, se olvidaron de ella y ese sufrimiento la había consumido por dentro como un corrosivo destruyéndole el corazón de tal manera que a veces incluso le costaba levantarse de la cama y cualquier tarea cotidiana le resultaba una obra incapaz de llevar a cabo. Pero ese día, al oír hablar a la doctora de aquel programa de televisión, decidió seguir sus consejos y ser feliz. Basta ya, se dijo, de esperar de la vida lo que nunca me va a dar. Basta ya, de creer que mis hijos van a cambiar, las personas no cambian nunca. Pero yo si, yo voy a cambiar, no volveré a sufrir por nadie. De ahora en adelante abriré las ventanas de par en par para que entre la vida por ellas, el sol iluminará mi casa y mi vida.

Y así lo hizo, abrió las ventanas de par en par, dejó que el canario cantara y puso música, una vieja canción se escuchaba en un no menos viejo tocadiscos, " La vida en rosa" Edith Piaf la cantaba, era una bella canción que tantos recuerdos le traía. Se vistió con colores alegres, como había escuchado a la consejera televisiva, dejó atrás los colores fríos, nada de negros ni grises, bastante gris era ya su vida. Se colgó del cuello un collar de perlas falsas que tenía guardado para los ocasiones y se pintó los labios, hacia años que no lo hacia. Se miró al espejo y se vio guapa, si, hacia mucho que no se veía así y decidió salir a la calle radiante como hacia mucho tiempo que no estaba. De tan buen humor, saludaba a todos los conocidos del barrio y ellos la saludaba a ella con renovada cortesía y se sentía feliz muy feliz... Pero al cruzar la calle distraída, no se dio cuenta de aquel coche que aparcado dio marcha atrás dándole un golpe seco, fue tan fuerte que cayó sobre el bordillo de la acera con tan mala suerte que no sobrevivió.

¡Deja algún comentario! 

Artículos relacionados